La radiofrecuencia facial es una técnica no invasiva para rejuvenecer la piel de esta zona, de modo que no es un tratamiento doloroso ni es necesario pasar por quirófano para conseguir un efecto lifting.

Funciona mediante el uso de ondas que, en forma de calor, estimulan el tejido  subcutáneo favoreciendo el transporte de fibroblastos y fibras de colágeno, encargadas de tensar la piel desde las capas más profundas. Este calor también produce una dilatación de los vasos sanguíneos de la piel, aportando una gran cantidad de nutrientes y moléculas de oxígeno, además de tonificar la piel proporcionándole un aspecto más luminoso, joven y saludable.

Es un tratamiento indicado para personas con flacidez o un descolgamiento medio de tejidos cutáneos; así como para arrugas y surcos no demasiado profundos, propios del proceso de envejecimiento de la piel. Este proceso puede verse acelerado por los efectos de una continua exposición solar o a toxinas ambientales (humo, polvo). Además, a cierta edad, la piel ya no produce la misma cantidad de colágenos y de elastina, ni estos son de la misma calidad que los de una piel joven. Por ello, se pierde el tono y la firmeza.

Tras la sesión de radiofrecuencia se puede continuar con la vida normal ya que no produce ningún tipo de inflamación ni dolor. También se puede exponer al sol, siempre que se utilice la correspondiente protecciónRadiofrecuencia Facial Body Zenter

EFECTOS:

  • Tonifica y aporta luminosidad a la piel.
  • Efecto lifting en cara y cuello.
  • Reafirma y reduce la flacidez.
  • Rellena y reduce arrugas y surcos.
  • Aporta mayor elasticidad a la piel.
  • Aumenta la producción de colágeno.
  • Disminuye el doble mentón (papada).
  • Reduce bolsas y ojeras.
  • Levanta las cejas y la mirada.

Estos efectos son visibles desde la primera sesión y además son acumulativos, es decir, sesión tras sesión los efectos van aumentando y haciéndose más visibles hasta alcanzar el punto máximo pasados los 3 o 4 meses tras haber finalizado el tratamiento.

Los efectos son temporales, pudiendo durar varios meses o incluso años en algunas personas, siempre que se tenga constancia y dedicación. Se puede hacer alguna sesión de repaso, además de llevar una buena alimentación y una hidratación diaria óptima.

CONTRAINDICACIONES:

  • Infecciones cutáneas e hipersensibilidad en la zona a tratar.
  • Embarazo y lactancia.
  • Marcapasos, prótesis, implantes o dispositivos eléctricos.
  • Cardiopatías graves y alteraciones de la coagulación.
  • Cáncer.
  • Implantes de colágeno o hilos tensores recientes.

TIPOS DE RADIOFRECUENCIA:

Según el cabezal:

  • Monopolar: Genera calor específico en las capas más profundas de la piel. Actúa especialmente contra tejidos adiposos (grasos) y es la menos efectiva. Es necesario un electrodo de tratamiento (emisor) y otro de retorno que tiene que sujetar el cliente.
  • Bipolar: Actúa directamente sobre la epidermis( estrato más superficial de la piel) para tratar flacidez y arrugas. Tanto el electrodo de tratamiento (emisor) como el receptor se encuentran en la pieza de mano que utiliza el especialista para trabajar. No es necesario que el cliente sujete ninguna pieza.
  • Tripolar: Es una mezcla de las anteriores de modo que elimina tanto la grasa como la flacidez y arrugas. Necesita menos potencia, ya que el calor y la energía se focalizan y no se dispersan, por lo cual hay menos posibilidades de quemar. Se alcanzan varias profundidades de penetración en el tejido, trabajando tanto las capas superficiales como las profundas.

Según la forma de aplicar las corrientes:

  • Capacitiva: Los electrodos están separados de la piel por un material aislante. Agita las moléculas de los líquidos que se encuentran en los tejidos produciendo una emisión de calor. Los efectos son fundamentalmente térmicos: vasodilatación que aporta oxígeno y nutrientes, mejoran la eliminación de toxinas y estimula la renovación celular. Generalmente se aplica en tratamientos de cicatrización, post operatorios, acné en fase cicatrizal y alteraciones de la microcirculación.
  • Conductiva o resistiva: Produce un calentamiento de la dermis y el tejido graso subcutáneo, sin dañar la epidermis. Provoca el aumento de circulación sanguínea y linfática. Mejora el metabolismo subcutáneo, produciendo un estímulo de los procesos celulares y mejorando la calidad de la piel. Facilita la formación de nuevo colágeno aportando firmeza al tejido. Se utiliza generalmente en tratamientos de envejecimiento, flacidez, falta de tono muscular y piel desvitalizada.
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos